30 de junio de 2015

27 de junio de 2015

,   |  0 comentarios  |  

Domingo Alfonso


Alguien enciende un Hi Fi





He retirado poco a poco mis dedos 
de la selva amarilla que preside tu frente. 
Así, tendida de espaldas, 
se acodan en el pasado tus ojos 
y vuelves a pertenecer a los hombres que me precedieron. 
Prefiero entonces contemplar a la noche; 
interpretar de la gran página abierta en su negrura, 
los muchos enigmas que olvidé con el tiempo, 
verdades ocultas que no pude aprender. 
Ahora alguien, como siempre a esta hora, 
enciende un hi-fi y coloca el mismo concierto 
–precisamente el mismo concierto– 
con sus dos manos que deben parecerse a las mías. 
Tal vez luego beba un vaso de vino, 
se asome a una ventana, mire la noche despacio 
mientras tiene a sus espaldas una mujer que sueña con otro.  
  
  



La muchacha que juega al billar





La muchacha que juega al billar 
con el taco en las manos se inclina sobre la mesa 
dejando descender su tanga transparente: 
Dos nalgas doradas iluminan el salón 
donde tres viejos admiramos la escena 
y en un rincón, indolente, 
su novio, quizás hasta orgulloso 
bebe un trago de su clara cerveza.  
  



  
Retrato del vaso de cristal 





Está el vaso delante de mí 
Un vaso de cristal sobre el mantel 
el vaso en una esquina de la mesa 
este vaso rebosante de nada 
el vaso cerca de mis manos 
un vaso de cristal amarillo 
mi vaso decorado con estrías 
Inmóvil y callado como estatua.  
  
 



Matinal 


 A Javier Marimón 
 "Abrí la verja de hierro": Fayad Jamís 



pongo los pies encima del suelo 
Calzo mis chancletas, una detrás de la otra 
me incorporo con cierta dificultad: 
Miro la sábana que cubre mi cama 
con su montón de arrugas 
Doy ocho pasos 
(estoy en el cubículo del baño) 
Un líquido ocre y maloliente me abandona, 
camino dos metros, enfrento la escalera 
y bajo los escalones de madera sin pintar 
Tuerzo a la derecha, atravieso la sala 
(Un golpe de ceniza me empuja a este espejo 
que rechaza mi imagen) 
Giro la llave, abro la puerta de hierro 
y absorbo 
como a nueva vida 
La flor de la mañana que comienza a despertar.  






 Imagen: wikipedia

Domingo Alfonso (1935, Jovellanos,   Cuba)
Fuente: www.artepoetica.net












24 de junio de 2015

21 de junio de 2015

,   |  2 comentarios  |  

Luciana Jazmín Coronado




No mira atrás al bajar 





Inicia un viaje por cuerpos de tiza, desciende sobre paisajes desvestidos entre ocres casas prematuras. Quita el agregado: formas repetidas en la retina que muerden la pureza del objeto, ciclos que distraen el tren de la imagen, fracturan la memoria. 
El búho quieto palidece en las roturas. 




De La insolación (Viajero Insomne, 2014) 





Dos poemas inéditos





no sé qué haría con la carne 
pero procesaría mis huesos 
hasta hacerlos arena  
a otros los moldearía en caracoles 

las trizas viajarían en bolso 
hasta una playa virgen 

y al abrirse el cierre 
la arena de huesos volaría atropellada 
cubierta con el calor de una hora tardía 
los otros pedazos quedarían como réplicas 
perfectas entre la espuma 





///





cuando me abandona 
papá muere 

luego revive 
es una flor nocturna 
se le alargan los pétalos  
como billetes gruesos 
y me abraza 
dejándome la sombra 

a papá lo mato y lo revivo 
soy su alquimista 

papá tiene que morir en el viento 
porque ya hice varias mutaciones 
siempre de un resto lograr una joya 

papá debe morir ser piedra dejar de ser pantera 
no a los ojos felinos no a la astucia  
papá ya no es porque de tanto mentir 
fue árbol le cosieron la boca  





Luciana Jazmín Coronado nació el 3 de abril de 1991 en Buenos Aires. Estudia Licenciatura en Letras en la UBA y Traductorado de inglés en el Lenguas Vivas. Desde 2012 trabaja como docente de lengua, literatura e inglés. Algunos de sus poemas fueron premiados en concursos nacionales y en España. Publicó La insolación (Viajero Insomne, 2014). Poemas suyos fueron publicados en antologías como La juntada. VI Festival de Poesía Joven (La guillotina, 2014) El Rayo Verde (Viajero Insomne, 2014).  

Imagen: Facebook de LJC