26 mayo 2017

Camillo Sbarbaro

mayo 26, 2017

¿Recuerdas las luciérnagas, querida?





¿Recuerdas las luciérnagas, querida
como un tejido sobre el mar de Nervi?
(pueblo borroso donde ayer estuve,
que ya mi corazón no reconoce).

Tal vez. Ya no recuerdo ni siquiera el gesto
que grabé en tu interior, y en mí gotean
dulces palabras que no sabes que has dicho.

¡Desilusión extrema la de los amantes!
dos vidas que en vano se juntaron
y aun si el bien sobrevive, los recuerdos
son manos que no llegan a tocarse.

Cada uno queda con su felicidad perdida
un poco atónitos y solos,
en un mundo vacío de sentido.
Miel secreta de la que se alimentan;
hasta que el propio recuerdo los consuma
y todo es como si no hubiera sido.

¡Oh, cuán poco lo que fue
nos separa de aquello que no fue!
Aun menos que la estela de la nave
agua del agua.

Quedarán
las luciérnagas de Nervi, las cigarras
la casa sobre aquel mar de Loano,
y toda mi escasa alegría –y tú–,
hasta que este recuerdo me desgarre.






Camillo Sbarbaro (1888, Santa Margherita Ligure / 1967, Savona, Italia)
Traducción: Ernesto Hernández Busto







La trama delle lucciole ricordi


La trama delle lucciole ricordi
sul mar di Nervi, mia dolcezza prima?
(trasognato paese dove fui
ieri e che già non riconosce il cuore).

Forse. Ma il gesto che ti incise dentro,
io non ricordo; e stillano in me dolce
parole che non sai d’aver dette.

Estrema delusione degli amanti!
invano mescolarono le vite
s’anche il bene superstite, i ricordi,
son mani che non giungono a toccarsi.

Ognuno resta con la sua perduta
felicità, un pò stupito e solo,
nel mondo vuoto di significato.
Miele segreto di che s’alimenta;
fin che sino il ricordo ne consuma
e tutto è come se non fosse stato.

O come poca cosa quel che fu
da quello que non fu divide!
Meno que la scia della nave
acqua da acqua.

Saranno state
le lucciole di Nervi, le cicale
e la casa sul mare di Loano,
e tutta la mia poca gioia – e tu –
fin che mi strazi questo ricordare.

25 mayo 2017

Robert Frost

mayo 25, 2017
El camino no elegido




Dos caminos se bifurcaban en un bosque amarillo,
Y apenado por no poder tomar los dos
Siendo un viajero solo, largo tiempo estuve de pie
Mirando uno de ellos tan lejos como pude,
Hasta donde se perdía en la espesura;

Entonces tomé el otro, imparcialmente,
Y habiendo tenido quizás la elección acertada,
Pues era tupido y requería uso;
Aunque en cuanto a lo que vi allí
Hubiera elegido cualquiera de los dos.

Y ambos esa mañana yacían igualmente,
¡Oh, había guardado aquel primero para otro día!
Aun sabiendo el modo en que las cosas siguen adelante,
Dudé si debía haber regresado sobre mis pasos.

Debo estar diciendo esto con un suspiro
De aquí a la eternidad:
Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo,
Yo tomé el menos transitado,
Y eso hizo toda la diferencia.





Robert Frost (1874, San Francisco / 2003, Boston, Estados Unidos de Norteamérica)
Traducción: María Fernanda Celtasso
Enlaces: http://amediavoz.com/frost.htm#ABEDULES

Imagen: QuotesGram





The road not taken


Two roads diverged in a yellow wood,
And sorry I could not travel both
And be one traveler, long I stood
And looked down one as far as I could
To where it bent in the undergrowth.

Then took the other, as just as fair,
And having perhaps the better claim,
Because it was grassy and wanted wear;
Though as for that the passing there
Had worn them really about the same.

And both that morning equally lay
In leaves no step had trodden black.
Oh, I kept the first for another day!
Yet knowing how way leads on to way,
I doubted if I should ever come back.

I shall be telling this with a sigh
Somewhere ages and ages hence:
Two roads diverged in a wood, and I–
I took the one less traveled by,

And that has made all the difference.

18 mayo 2017

Señalador

mayo 18, 2017
Mary Ruefle / Jámpster

Te despiertas. Al parecer saliste
a buscar más palomitas durante la noche.
No te debes haber perdido de mucho,
pero sólo para asegurarte te apoyas
en la persona de al lado y susurras
¿qué pasó? Ella te dice
que un caballo recién se ha caído
de la punta de la catedral...




Imagen: www.coldfrontmag.com

14 mayo 2017

Anne Carson

mayo 14, 2017
El Beckett de ella        






Visitar a mi madre es como actuar en una obra de Beckett.
                                          Tienes la sensación de atravesar la corteza,
                 la densa oscuridad oh no del pequeño cuarto
                 con paredes tan estrechas y predecibles.
Un tintineo y el súbito esfumarse de juguetes que pertenecen a la memoria
                  y sin querer reaparecen perdidos y asfixiados
                                                                             en la página del dolor.
                                                             Muy mal
responde cuando pregunto,
a pesar del (¿era abril?) brillo alegre que roza sus ojos,
«salimos a remar por el lago Como»
escurre apenas de sus labios.
Nuestro amor, esa chispa de fuego en la locura,
envuelve el cuarto
azotándolo todo
y se esconde otra vez.
   
 



Traducción: Jeannette L. Clariond

Otros poemas de Anna Carson,  aquí







Imagen: www.hampsonwrites.com 


     Her Beckett

     Going to visit my mother is like starting in on a piece by Beckett. / You know that sense of sinking through crust, / the low black oh no of the little room / with walls too close, so knowable. / Clink and slow fade of toys that belong in memory / but wrongly appear here, vagrant and suffocated / on a page of pain. / Worse / she says when I ask, / even as (was it April?) some high humour grazes her eye— / «we went out rowing on Lake Como» / not quite reaching the lip. / Our love, that halfmad firebrand, / races once around the room / whipping everything / and hides again.


11 mayo 2017

Biancamaria Frabotta

mayo 11, 2017

Los nuevos climas




El jardín parecía una habitación
que una ráfaga de viento hubiera
cerrado de un portazo.
La destrucción era total.
Andando despacio, con cuidado
de no pisar las bulbos abatidos
los raros azafranes pelados por el estruendo
las trompetas tan sutiles y comunes
que adornaban la gran piedra
sacada a la luz por la excavadora
pensé que todo estaba floreciendo
al revés, las raíces a tientas
por los míseros vapores, los pétalos rancios
apresados bajo el lodo
como perros con cadena.
El inesperado aluvión de Pascua
había recorrido el reino entero
con la bestialidad de una herejía.
Tal vez entre las grietas pudiera rebrotar el pálido eucalipto
tan útil contra los pantanos. Pero ahora que todo ha sido edificado
piedra sobre piedra, ¿qué hacer con esta ávida hidrobomba?



Son los días más largos del año



Son los días más largos del año
pero el flash se dispara lo mismo
sobre la apariencia difusa de las cosas.
Para algunos no tiene sentido
esta luz en la luz, más débil
e inaccesible, como el uno para el otro
entre los brazos del amante, cuando
se esfuman las poses risueñas
se acorta la respiración y entre los pájaros
de alas doradas se corre la voz de que
demasiados retozan en la misma rama.




Nació en Roma, Italia, en 1946. Publicó en 1976 la plaqueta Affeminata, luego incluida en Il rumore bianco (1982). Sus otros títulos de poesía son: Appunti di volo e altre poesie (1985), Controcanto al chiuso (1991), La viandanza (1995, Premio Montale), Tierra contigua (1999 y 2011), La pianta del pane (2003, Premio de Lerici PEA y Premio Dessì), Gli eterni lavori (2005), I nuovi climi (2007) y Da mani mortali (2012). Es autora además de las novelas Velocità di fuga (1989), Quartetto per masse e voce sola (2009) y de la trilogía teatral Trittico dell’obbedienza (1996). Ha publicado dos monografías, Carlo Cattaneo (1971) y Giorgio Caproni, il poeta del disincanto (1993), y dos volúmenes de crítica literaria, Letteratura al femminile (1980) y L’estrema volontà. Studi su Caproni, Fortini, Scialoja (2010). Editó las antologías Donne in poesia (1976), Arcipelago malinconia (2001) y Poeti della malinconia (2001). En colaboración con Bruno Mazzoni ha traducido a la poeta rumana Ana Blandiana: Un tempo gli alberi avevano occhi (2004). Es profesora de Literatura Italiana Contemporánea en La Sapienza (Universidad de Roma). En reconocimiento a su trayectoria literaria, en 2016 le fueron concedidos el Premio Internazionale di Poesia Don Luigi Di Liegro y el Premio Poesia Città di Fiumicino.

07 mayo 2017

Eduardo Milán

mayo 07, 2017



El camino Ullán




segundo camino Ullán



descarriados
fuera del carril de alquitrán del que no depende nada
salvo la vida, al costado
perdido el hilo del carrete en algún lugar sobre la carretera
¿y el carrusel dónde queda? queda en la feria, queda en el parque
de diversiones donde el niño –Alejandro- enredaba sus dedos
telaraña de nieve pegajosa una copa de algodón de azúcar la felicidad
pasan los autos que aquí se llaman carros
allá son carros los tirados por caballos que recogen basura de noche
en el cielo la Osa es el carro, la Mayor –en Uruguay, allá
recogen restos en el día, desechos que los que ahora son poemas cantan
tiempo del desecho que canta

06 mayo 2017

Alberto Cisnero

mayo 06, 2017
06/05/2017

17





si dudás, que al salir, salga cortando. fue
mi alcázar de oro y gemas en todos los rincones
en los que uno está solo. ya dieron su fin
los laberintos y meandros de un viejo ría. mi alcázar
de oro y gemas, estas palabras cárdenas, a veces,
lo que perdura es lo que no se pronuncia.
y siempre hablé con intencíon. por tierra,
por mar, adonde el viento me llevó.
no presentaré mis excusas por ello. a declivio
se redujo, como si oyera golpes en la puerta,
como un sueño repetido.





19





aquí, en algún lugar de la frontera, de mi cabeza,
en un callejón oscuro o en un lugar solitario.
retrocedo en la escala de la evolución. enuncio
un hecho. sólo puedo destruirme. y tal vez no,
tal vez no me importe el daño que infligí. me volví
económico con el letrerío. adecué una falencia.
hay veces en que no disponés más que de una
oportunidad para decir algo. poso mis ojos sobre
los dibujos. no son buenos. guardan candideces.



04 mayo 2017

Florencia Fragasso, poemas inéditos

mayo 04, 2017

Vacaciones 






Hacer la lista de lo que hay que llevar 
es lo que más saboreo de los viajes 
Después, ya en medio del asunto, 
puede llegar la epifanía 
cuando veo funcionar a esos objetos 
que antes solo eran 
palabras prolijas en mi lista-poema 
Solo así 
como contexto difuso  
empiezo a descubrir el paisaje, 
para cuando hago foco 
ya pasaron cuatro o cinco días, 
ahí 
entonces 
disparo. 





03 mayo 2017

Abelardo Castillo

mayo 03, 2017


El desterrado





Esta ciudad queda lejos de las rosas de mi padre y de la ventana que da sobre las rosas y de mi mesa junto a la ventana y de mí.

Si valiera la pena escribir en esta ciudad la historia de mi vida
hablaría primero de mi pueblo
y de las calles de mi pueblo
angostas
y cortas
y mal iluminadas.

De la iglesia
(del curita aquel que una mañana no dio misa
y de la muchacha que desapareció esa mañana)
del río
y la barranca y de las lápidas irlandesas del cementerio viejo que está sobre la barranca y del vecino loco que muere entre sus flores y de una puerta que a veces no existía.

Después, padre, hablaría de un perro que se llamaba clavel.

Todo en voz muy baja
como quien se confiesa.

Me da un miedo espantoso morirme en esta ciudad sin haber hablado nunca de estas cosas.




Abelardo Castillo (1935 / 2017, Buenos Aires, Argentina)

Imagen: www.lanacion.com

Edgardo Dobry

mayo 03, 2017


Mañana de verano, Barcelona


(sobre un tema de J. Brodsky)


Mediados de julio: el sol se levanta con resaca
y desayuna en los tarros de mermelada
del Colmado Quílez. Los aromos, en hilera
se pasarán el día soñando el chaparrón
que apenas llegará en octubre.

El cuerpo se sacude las arrugas de las bermudas
y caen a las baldosas trescientos pasos no dados.

Podés leer en el diario que hay muertos
por golpe de calor y solamente
cuando mencionan los nombres y el barrio
se te ocurre pensar, sin gran alivio,
"no es de mí de quien hablan".

A la hora de la siesta una voz
salida de ninguna parte te pregunta:
"Del pasado, ¿te acordás?". "Me acuerdo de la pileta,
de los abrojos en las rodillas, de la pulpa venos del melón".
"¿Y la muerte?". "La muerte - digo sin pensar -
deber ser como cuando se corta la luz de golpe
pero esta ni siquiera a tientas
vas a encontrar las sillas".

30 abril 2017

Próximamente en este blog

abril 30, 2017
basta de historias, de paalabras sin nada, de presagios donde todo resulta fácil, mi cómplice, mi infrascrito...

Oquei, gracias, de Alberto Cisnero
Barnacle, 2017

29 abril 2017

Peter Gizzi busca un traductor

abril 29, 2017
In Defense of Nothing

Related Poem Content Details


I guess these trailers lined up in the lot off the highway will do.
I guess that crooked eucalyptus tree also.
I guess this highway will have to do and the cars
     and the people in them on their way.
The present is always coming up to us, surrounding us. 
It's hard to imagine atoms, hard to imagine
     hydrogen & oxygen binding, it'll have to do. 
This sky with its macular clouds also
     and that electric tower to the left, one line broken free.


26 abril 2017

Abbas Kiarostami

abril 26, 2017



Mi soledad
es el resultado de
mis incondicionales pactos
conmigo mismo.





Odio el lenguaje
el lenguaje amargo
la lengua afilada
el habla gramaticalmente correcta
la insinuación.
Háblame
en lenguaje de signos.





Un lobo hambriento
en la nieve
la oveja
duerme en el corral,
un perro pastor
vigila la puerta.






Una nube oscura
llueve
sobre un ciprés
solitario en la ladera de una colina quemada.





En mi mente
hay un árbol
cuyo fruto
es saqueado
al amanecer.




Abbas Kiarostami (1940, Teherán, Irán / 2016, paris, Francia)
Traducción del inglés: Jonio González

Imagen: www.theavclub.com

25 abril 2017

Laura Forchetti, poemas inéditos

abril 25, 2017




1.





con la chiquita prendida 
a la teta 
hermosa aún  
como una manzana 

y la segunda dormida 
en el otro brazo  
abrazada a un oso  
que huele a jabón 

repetís la tabla del nueve 
para la mayor  
revisás  
los cuadernos de la escuela 

ponés el reloj  
a las seis 
y te metés en la cama 
con la remera puesta  
las medias 
un libro de poemas 

aunque te griten  

revuelvas bolsillos 
algo 

o despedís a tu amiga 
y la besás 
-lloran un poco las dos- 

cuando jurás  
que es para siempre 

te pagan una miseria 
o tu cuerpo  
no reza  
ayuda ni amor 

entonces 
como matitas 

cinco pétalos  
tres colores 
centro oscuro 
del rojo al negro violeta 
la cápsula de semillas 

pensamientos