28 marzo 2017

Fernando Ayala








Flores químicas  





Mantenerse enfermo para ahuyentar
El cólera, para evitar la fiebre,
la gripe, el dolor y el miedo.  
Soluciones florales químicas  
Inversiones de subsuelo  
Elogio de locura instruida,  
Perfectas palabras con razón  
Placeres griegos de esquina  
Romances sórdidos en alta voz  
Las flores químicas  
Las entrañas del pasado quemándose  
En la hoguera histérica de los nervios  
Los ánimos, se llenan de nubes,  
Por el piso flotante.  
Las flores químicas secando bocas  
El camino de los cien metros  
Lleno de vallas, de líneas  
Blancas, que sirven de guías  
Rectas, hacia el fin.  
Ojos brújulas, ojos brujos  
Que mueren, para reencarnar  
En las almas que dejan piedad.  
Las flores químicas sueñan   
Con la tierra; sufren mano de hombre  
Se ríen del hombre que las mata  
Porque él mismo se asesina, 
Anuncia sin remordimientos  
La muerte del hombre por el hombre.  





Un loro  




  
Paro de hablar y sólo te imagino.  
Qué poca estrategia de amor propio.  
Qué le pasa a mi ángel guardián,  
Será que se está enamorando.  
Si ya no estás a mi lado.  
Me dan ganas de llover,   
Otras tantas de nacer, y  
Otro simple, deseo idealizado.  
Hoy, me siento perdedor,   
Aunque no lo soy.  
Lo que pesa es el pasado.  






Vaselina  




  
Significó algo:  
Como dos agentes de bolsa  
Nos pesaban mucho las pérdidas  
Como para soñarnos juntos  
Solíamos fabricar sonrisas  
en los silencios vagos  
Respirábamos de los besos como adictos  
Nos solían dejar sin aire los sollozos  
Pero más fuerte que todo eso  
Liberarnos tanto de los abrumadores  
Como de nosotros mismos  
Alborotando las raíces cuadradas  
Merodeamos sobre otros amores  
Sacrificando nuestro sueño inmediato.  
Pusimos fin al principio, mordiéndonos   
Los labios y separando   
Con los dedos ansiosos   
La piel, de la ropa.  
Deseando unir el cable a la tierra,  
Nos olimos por unos minutos.  




Fernando Ayala 
De: "Tanto amor plateado", Barnacle, 2017


No hay comentarios.:

Publicar un comentario